¿Quieres vender más en internet? 4 consejos para vender online con éxito

Todo negocio quiere vender más ¿verdad? Es algo normal y no hay nada de malo en ello.

No es un asunto de egoísmo ni nada por el estilo; necesitamos vender más por una cuestión de supervivencia. Nuestros gastos aumentan cada año; suben los gastos generales (como la electricidad, las comunicaciones o el alquiler del local) y suben también los impuestos. Si no vendemos más, no hace falta ser muy listo para saber lo que nos va a pasar ¿verdad?
 
Entonces ¿cómo podemos vender más? y sobre todo ¿cómo podemos vender online con éxito?
 
Precisamente de esto vamos a hablar hoy, sobre vender online, y hacerlo con éxito.
 

 

Las ventas han cambiado mucho a lo largo de estos últimos 10 años; y te lo dice uno que lo ha experimentado en carne propia. He trabajado en ventas gran parte de mi vida laboral, desde vender seguros a puerta fría, a ser jefe de producción en una asesoría y agencia de seguros. La aparición de los medios digitales supuso un gran cambio en los métodos de ventas; pero la llegada de las redes sociales han sido una auténtica revolución. 
 
Las posibilidades para ofrecer tus servicios y productos son casi infinitas, y cambian día a día, es por eso que tratar de mejorar nuestros métodos y estrategias es tan importante. Adaptarse o morir decían ¿verdad?
 
Hoy quiero dejarte con estos 4 consejos para que puedas empezar desde ya a trabajar para aumentar tus ventas online. Eso sí, te hago una advertencia, esto no es magia, no hay una fórmula inmediata que puedas aplicar y te haga millonario. Este sistema lleva tiempo y trabajo. Pero puedo asegurarte que funciona, y funciona bien. Vamos allá con nuestros 4 consejos para vender online con éxito.
 
 

1. Deja de vender.

 
Parece una auténtica locura ¿verdad? si lo que quiero es vender más ¿cómo voy a dejar de vender? Bueno, ya te dije que las cosas están cambiando, y mucho.
 
Verás, cuando apareció internet, las empresas  vieron su potencial para poder llegar, literalmente, a miles de personas con sus ofertas. Empezaron a crearse miles de páginas web en las que cada quien exponía sus propuestas. Había nacido la web 1.0; y básicamente seguía las mismas pautas que la publicidad que se venía haciendo en físico; que básicamente consistía en llegar a cuánta más gente mejor. Las páginas web eran meros escaparates.
 
Todo estaba enfocado al producto, porque a fin de cuentas, si tengo un buen producto este se venderá solo. Esto funcionó durante un tiempo. El usuario era un mero espectador, un agente pasivo, que recibía la información sin posibilidad de interacción.
 
la publicidad y el marketing era agresivo e intrusivo; es decir, te metían las cuñas publicitarias y los anuncios por cualquier parte, con tal que llegara al mayor número de gente, con la esperanza puesta en que más gente comprase.
 
El problema con estas estrategias es que cansan al usuario. Y eso es sencillamente porque no nos gusta que nos vendan nada. Piénsalo ¿cuándo llegan las pausas publicitarias en la tele que haces? normalmente, cambias de canal o te vas a la cocina o al baño ¿verdad? Y este es el punto. 
 

No nos gusta que traten de vendernos nada

 
No nos gusta que nos vendan nada, sobre todo si no hemos pedido que nos ofrezcan nada. Por eso es tan importante que tengamos este principio en cuenta. 
 
Esta forma de hacer las cosas dio paso al 2.0, allá entre 2003 y 2004. Esta nueva “web 2.0” ya no estaba tan centrada en el producto, sino más bien en el usuario. 
 
Esta nueva forma de hacer las cosas pone al cliente en primer lugar. Se plantea preguntas como ¿quién es? ¿qué le pasa? ¿cómo puedo satisfacer sus deseos o solucionar sus problemas? y sobre la base de las respuestas establece la estrategia y la oferta.
 
Pero, sobre todo, ha cambiado la forma de vender en una cosa. Ahora no se trata de buscar al cliente para que nos compre, sino de hacer que el cliente nos busque, se relacione y confíe en nosotros, para que acuda a la solución que ofrecemos.
 
Por eso, ahora mismo, las mejores estrategias de marketing y ventas no están interesadas en vender; al menos no desde primer momento, sino más bien de atraer a los posibles clientes y convertirlos en seguidores. Y ya después, cuando se establezca una relación, les podremos vender nuestros productos o servicios.
 
A esto es a lo que se llama inbound marketing.
 

2. Céntrate en un público objetivo concreto.

 

Otra de las grandes diferencias entre el 1.0 y el 2.0 es el objetivo de nuestras campañas y estrategias. Antes, como dije, las acciones en marketing y publicidad se centraban en llegar al mayor número de gente, mientras que ahora lo mejor es centrarte en un publico objetivo concreto.
 
Es una manera de optimizar tus recursos y obtener mejores resultados. Si no me crees piensa en esto. Imagina que eres un empresario que vende zapatillas deportivas para correr.
 
¿a quién quieres que le llegue tu oferta, al chico que está empezando a correr, o al cocinero del bar de la esquina que no tiene nada que ver con el deporte? la respuesta es fácil ¿verdad?.
 
Lo mejor de los medios digitales es que te permiten centrarte en un público en concreto, y hacerles llegar tus contenidos. Cuánto más les conozcas, tanto mejor, por que sabrás lo que buscan, y estarás mejor preparado para suplir sus necesidades.
 
Esto además, aporta el beneficio de poder optimizar tus recursos; quiero decir, no es lo mismo diseñar un anuncio, por poner un ejemplo, para vender esas zapatillas a ese tipo de chico que hablábamos antes, que al gran público. Si solo me centro en un público objetivo, será mucho más eficiente y más económico, que tratar de llegar a todo el mundo.
 
Es por eso que debes buscar a esa parte de la población a la que solucionarle un problema, una necesidad o un deseo. Cuanto más los conozcas mejor preparado estarás para aportarles una solución a su problema. Deberías preguntarte ¿quienes son? ¿en qué trabajan? ¿qué edad tienen? ¿están casados? ¿tienen hijos? y otras similares a estas. 
 
Recuerda que en esta nueva forma de hacer las cosas, tratas de ayudar a los demás, ganándote la vida con ello.
 

3. Aporta buen contenido.

 

Cómo vimos al principio, ahora se trata de céntrate en esos posibles clientes, atraerlos y establecer una relación con ellos. ¿cómo se hace esto? aportándoles contenido de valor; es decir, contenidos que les sirvan realmente de ayuda, inspiración o entretenimiento, y que sea gratis.
 
Esto es lo que se llama marketing de contenidos, o content marketing.
 
Debes trabajar en un medio para hacerles llegar contenidos que valgan realmente la pena a ese público, para que empiecen a conocerte e interactuar contigo. Este es el camino.
 
Si empiezas a compartir ese valor del que hablamos, esa información útil, y de manera gratuita, empezarán a verte, no como a alguien que trata solo de venderles algo, sino como a uno que trata genuinamente de ayudar. 
 
Pero asegúrate que esto sea así, que tratas de ayudarles, porque si no, terminarán por darse cuenta y se alejarán de ti.
 
Asegúrate de dos cosas  importantes:
 
  1. que el contenido que compartes tiene que ver con la solución que ofreces. No serviría de nada que estés compartiendo la receta de albóndigas de tu abuela (que seguro que está deliciosa) si lo que quieres ofrecer es asesoría fiscal, porque estarás atrayendo al público equivocado. 

  2. asegúrate que el contenido que compartes es de calidad. Si no es así, la gente te percibirá como un charlatán que lo único en lo que está interesado es en vender nada más (¿recuerdas lo que dijimos al principio? no nos gusta que nos vendan)
 

4. Crea una comunidad.

 

Una de las maravillas que nos han aportado las redes sociales es la posibilidad de interactuar entre seguidores y seguidos. Nos abren la oportunidad de tener relación con las personas que admiramos, o las marcas que seguimos.
 
Como te dije al principio del artículo, para conseguir tus objetivos (vender más) tienes que establecer una relación con tu gente. Lo bueno de las redes sociales y la web 2.0 es que posibilita esas relaciones.
 
Es decir, no solo te da la oportunidad de relacionarte con tus seguidores y a estos contigo, sino que además pueden interactuar entre ellos. Y esto es importantísimo.
 
Esto es a lo que llamo crear comunidad, que tu marca de la posibilidad a otros no solo de buscar contenidos, sino de aportarse ayuda y soluciones unos a otros. 
 
¿porqué esto es tan bueno? Bien, en primer lugar, porque cuanta más interacción haya en cada uno de tus post en redes sociales y en tu web, más gente podrá verlo; ya que tanto google, como los algoritmos de las diferentes redes sociales, lo que promocionan es esa interacción (en palabras técnicas, engagement) 
 
cuantos más comentarios, más reacciones y más se compartan cada una de tus publicaciones, a más gente se la enseñarán, y más gente podrá llegar a ti.
 
En segundo lugar, esto te hará ver ante tu audiencia como alguien con autoridad sobre la materia de la que compartes, y como alguien interesado en ayudar genuinamente; y estarán abiertos a la posibilidad de pagar por tus servicios o productos.
 

Como conclusión

 

Estarás pensando ahora mismo “vale Pedro, esto está muy bien, pero puedo tardar en conseguirlo”. Pues sí, tienes razón, se tarda más, pero te puedo decir que es mucho mejor y mucho más efectivo este método, que la antigua manera de hacer las cosas.
 
Ahora bien ¿esto quiere decir que no se pueden hacer ofertas directas de ventas? no, claro que no, no quiero decir eso. La Publicidad de venta directa tiene su lugar, y todavía se sigue utilizando.
 
La diferencia estriba en que basar tu estrategia de marketing y ventas en este tipo de publicidad solo te llevará al fracaso, por lo que vimos al principio.

.

La forma de vender ha cambiado, ¿vas a cambiar tú con ella?

 

Esa es la gran pregunta ¿estás dispuesto a hacer los cambios necesarios? porque todo esto que estamos viendo implica trabajo, no es magia.
 
Si te ofrecen el método mágico para las ventas directas, no te lo creas, porque sencillamente no existe, es trabajo y constancia.
 
Es mejor empezar paso a paso, centrándote en un público objetivo, ofreciendo contenido de valor y calidad, creando una comunidad, para luego lanzarles tus ofertas.
 
Así que ánimo y al trabajo, que con un poco de tesón y esfuerzo se pueden conseguir maravillas. Se puede tener éxito vendiendo online.
 
Espero que te haya servido este artículo, y ya sabes, comenta que te parece, tus ideas y opiniones sobre este tema me interesan mucho.
 
Y si necesitas ampliar sobre estos u otros asuntos por favor, envíanos un email o un mensaje, estaremos encantados de ayudarte.
 
Un abrazo y hasta pronto.
4 consejos para vender online con éxito

Deja un comentario

Ahora mismo estamos renovando la página,dentro de muy poco volverá a estar totalmente funcional, sentimos las molestias.